Los Derechos Económicos contemplan el comer sano

En cafetal

Los gobiernos deben velar por el Derecho a la Alimentación de las poblaciones con menos recursos económicos.

El incumplimiento del Derecho a la Alimentación indica la falta de los Derechos Económicos. Los principales responsables de que se cumplan son los Estados, los gobiernos de los diferentes países, los cuales pierden credibilidad cuando usan la excusa “no hay recursos” mientras campea el hambre en la población.

Una medida efectiva es facilitar el acceso a créditos a los sectores más afectados por las inequidades del sistema capitalista. Se inician entonces producciones agrícolas que después crearán las condiciones de venta en mercados locales, municipales. Esto exige una asistencia técnica que responda a las necesidades de las personas campesinas, quienes aprovechan al máximo sus conocimientos de cómo cultivar la tierra, pero con métodos agroecológicos y naturales.

Los impactos en la producción local son inmediatos. Se aleja gradualmente la escasez de alimentos, su inaccesibilidad y merman las desigualdades. Son cosechas pensadas en los seres humanos y en cumplir con el Derecho a la Alimentación. Este tiene cuatro aspectos fundamentales:

1) El alimento debe ser suficiente: es decir, suficiente para toda la población.

2) El alimento debe ser accesible: cada persona debe poder obtener alimento, ya sea gracias a su producción propia (ganadería y agricultura), o gracias a un poder adquisitivo suficiente para comprar alimento.

3) El acceso al alimento debe ser estable y duradero: el alimento debe estar disponible y accesible en todas las circunstancias (guerras, catástrofes naturales, etc.).

4) El alimento debe ser salubre: es decir, consumible e higiénico, y en particular el agua debe ser potable.

José Ramón Mauleón, sociólogo experto en alimentación de la Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco, advirtió recientemente sobre la tendencia de la “cocina de tijera”. Es decir, los alimentos que vienen en sobres listos para abrir y calentar.

La trampa publicitaria

Actualmente, los alimentos disponibles están condicionados por la publicidad engañosa y que trabaja solo a favor de los intereses económicos de las grandes empresas de alimentos o supermercados. En consecuencia, los que nos ponen más a mano son los alimentos más transformados. Por ejemplo, las patatas fritas las encontramos fácilmente en cualquier tiendas, sin embargo las patatas frescas no.

“Parece que hay toda una estrategia de desprestigiar el cocinar para sacarnos de la cocina. Es el objetivo de la industria”, se atreve a afirmar Mauleón. Después, por supuesto, los comerciantes nos solucionan el problema con toda una oferta de alimentos inadecuados desde el punto de vista nutricional. “Existe, en la población, un desconocimiento y confusión sobre los alimentos y la dieta. Hay alimentos que yo los llamo objetos alimentarios no identificados. Mi consejo es que si su abuela no reconoce ese alimento, no lo consuma”.

Excelente consejo para dejar de comer “lo que nos echen” y recuperar la capacidad de decidir y ser autónomos, además de vivir el Derecho a la Alimentación.


Enlace a noticia sobre Nace norma contra el billonario desperdicio de alimentos:

http://www.ipsnoticias.net/2016/06/nace-norma-contra-el-billonario-desperdicio-de-alimentos/

 

José Ramón Mauleón

El sociólogo José Ramón Mauleón está sorprendido de lo mal que comemos y del aumento de las enfermedades crónicas, entre ellas la diabetes, el colesterol y la hipertensión alta. Foto: Sandra Beatriz Moreno Sorto.

No Replies to "Los Derechos Económicos contemplan el comer sano"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.